Historia de la Cooperativa Agrícola Ganadera e industrial Ltda. de Maipú - Por Adrián Mastoy - Tomo I

    Author: Tito Naddeo Genre: »
    Rating

    Inmueble donde se instaló la Cooperativa, ubicado en la esquina de Lavalle y Sarmiento, en la foto el lado sobre calle Sarmiento (Foto Catastro provincial de 1941/2)

          Corría el año 1.950 “Año del Libertador General San Martín”, denominado de esta manera por cumplirse el centenario del fallecimiento del libertador de América.
                                             Maipú era un pueblo del interior de la provincia de Bs. As en pujante crecimiento, potenciado, quizás por la suerte de estar a 125 km de Mar del Plata, ciudad que estaba en pleno desarrollo económico producto del turismo y la búsqueda de oportunidades y por qué durante el año transitan tantas personas por ese entonces en la Ruta Nacional N° 2 y el Ferrocarril General Roca, siendo este último, una herramienta importante de unión, transporte y comercialización de los pueblos situados a la vera de las vías. La economía local dependía, entre otras, principalmente  de la producción de las actividades rurales y agrícolas-ganaderas.

                                               Con el objeto solidario de varios vecinos y productores que se unieron voluntariamente para satisfacer sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales comunes, mediante una empresa de propiedad conjunta y de control democrático y bajo el espíritu de valores solidarios como adhesión voluntaria y abierta; control democrático por parte de los miembros; participación económica de los asociados; autonomía e independencia; educación, capacitación e información para sus asociados e interés por la comunidad y sus semejantes y como consecuencia del acto previo realizado el día 7 de Enero de 1.950, un grupo de vecinos pioneros en esta actividad se reúnen en el local del Cine Jockey Club, el día 29 de Enero del año 1.950 a las 10 hs. formando la COOPERATIVA AGRICOLA GANADERA E INDUSTRIAL LTDA DE MAIPÚ.

                                              Así queda constituida la primera sociedad cooperativa de producción, industrialización, comercialización y consumo de la ciudad de Maipú.

                                                Bajo escritura número ciento sesenta y nueve, a los 8 días del mes de Octubre de 1.953, la persona jurídica denominada COOPERATIVA AGRÍCOLA GANADERA E INDUSTRIAL LTDA DE MAIPÚ, adquiere una fracción de terreno en la intersección de calles Lavalle y Sarmiento de esta localidad que consta de 17,32 m de frente por calle Sarmiento por 34,64 m de fondo, lindando al sud- este con la calle Lavalle. El precio total convenido por esta compra –venta fue de pesos sesenta y cinco mil moneda nacional. ($ 65.000 m/n).

                                              Entre las décadas del 60 al 80 la Cooperativa tuvo su mayor esplendor en su actividad y desarrollo; comercializando granos de los productores; adquiriendo un predio en Calle Tucumán y Ruta 2 para la instalación de una planta de silos. Compuesta por tres silos EIMA de aproximadamente 280 toneladas de capacidad de almacenamiento c/u; una balanza para pesar vehículos de 70 toneladas marca Arcuri; un chimango de 13 mts con un motor eléctrico de 15 HP y una máquina limpiadora de cereales marca Marchessi. Se instalaron antenas y equipos para ofrecer servicios de telefonía a través de una oficina de mensajería rural con beneficios a los asociados rurales que contaban con ese servicio. Se crearon puestos de trabajo genuinos directos en indirectos a través de productores y asociados.

                                               En la década del 80, comienza el período de decadencia de la cooperativa, producto de la admisión del neoliberalismo como propuesta para la modernización de los estados y sociedades y gracias a la globalización económica y el poder regulatorio de la leyes del mercado, con la consecuente apertura de las economías nacionales hacia el mercado mundial y la libre circulación de capitales y mercancías.

                                               Durante la implantación de este sistema neoliberal, el cooperativismo fue uno de los medios sociales más afligido. Esto se debió, en primer lugar, por su debilidad doctrinaria e ideológica. En segundo lugar, a la agresiva competencia entre cooperativas y productores y a la gran falta de cambios estructurales para institucionalizar al cooperativismo.

                                             La primera crisis de consideración que sufre la Cooperativa sucedió en el año 1.980 a raíz de la Emergencia Agropecuaria por la gran inundación. El trato discriminatorio que sufrieron los pequeños agricultores que perdieron parcialmente o totalmente sus sembrados y no recibieron ningún beneficio de los implementados por el gobierno de turno por el hecho de no ser propietarios de la tierra laboreada mermo e hizo entrar en crisis económica a esas personas. Esta resolución se fundamentó en el Código Rural que decía que los agricultores independientes, no propietarios de la tierra, debían ser considerados como productores en la acepción más amplia del término.
                                             A raíz de la fluctuante economía y la baja comercialización de granos por parte de los productores asociados, se decide instalar un supermercado para seguir manteniendo las fuentes laborales de los empleados,  ya la cooperativa pasa a ser de consumo y de servicios.
                                           Según acta n° 528 del libro de reuniones del Consejo de Administración, de fecha 05 de Abril del año 1.988, se invita a los accionistas a regular el valor de los créditos y ajustes de cobros atrasados y solicitarles a la vez un aporte de una cuota estímulo en favor de la cooperativa.
                                            La cooperativa de cereales no comercializaba, sino que realizaba una venta por mandato de sus asociados, deduciendo el porcentaje correspondiente al impuesto de sellos.
                                              Según acta n° 533 del libro de reuniones del Consejo de Administración, se nombra al Sr. Raúl Otermín como representante de la cooperativa ante la Comisión Local de Emergencia y Desastre Agropecuario.
                                              En el mes de abril del año 1.989 (Acta n° 541, 05/04/89), los asociados realizan un informe financiero de la cooperativa. Se observa el deterioro de la economía de la misma, a raíz del atraso observado en las cuentas corrientes, producto de la situación económica del país, causada por la inflación desmedida y la consecuente decadencia en la producción agrícola y ante la falta de cereales para la comercialización causados por los altos costos de producción y la decadencia de los precios de venta.
                                             Transcurre el resto del año 1.989 y la marcha económica de la institución se agudiza producto de la crisis del país en general. La agricultura pasa por momentos muy malos, los rendimientos del año anterior no tuvieron la respuesta esperada; los precios bajos sin créditos bancarios; los intereses desmedidos hacen que la producción agrícola- ganadera se reduzca a niveles alarmantes.

                                             Llegan los años 90 y 91 y la economía de la institución continúa con serias dificultades, notándose la falta de dinero en el sector agrícola- ganadero, algunas cuentas de productores parecen incobrables. Se continúa esperando que la situación mejore.

                                                Según acta n° 551 del libro de reuniones del Consejo de Administración de fecha 02 de Julio del año 1.992, se analiza la situación económica en general y en particular de la cooperativa  sobre la crisis que está sufriendo la institución.

                                                 Con fecha 17 de Agosto de 1.993 y según acta n° 555 del Libro de Reuniones del Consejo de Administración, se informa a las autoridades presentes sobre una intimación de la Dirección General Impositiva (D.G.I) con la exigencia de un pago inmediato y ante la falta de giro por cuentas corrientes de bancos locales, por no poseer una cuenta a nombre de la sociedad jurídica, el Consejo de Administración, resuelve solicitar un préstamo por dólares cuatro mil quinientos (u$s 4.500) para afrontar ese compromiso. El Sr. Jorge Carrano, se convierte en el fiador de la cooperativa y  facilita a la entidad, la cantidad solicitada ante la firma de un pagaré sin protesto sellado en el banco y suscripto por el presidente, secretario y tesorero.
                                                En Julio del año 1.994 continúa difícil la situación económica de la cooperativa, se inician conversaciones para alquilar los galpones. Se presentó el Sr. Zubiarraín de la firma Cosméticos Gigot, pero se mantuvo la palabra dada por los integrantes del Consejo de Administración al Sr Leonelli, titular de la inmobiliaria del mismo nombre, quién solicitó prioridad para con el Sr. Rodolfo Moretto.

                                               
    El 1 de Agosto de 1.994, se hace entrega al Sr Rodolfo Moretto, los galpones dados en locación por un valor de dólares seiscientos cincuenta (u$s 650) cada uno. Se firma una opción de compra por un lapso de 120 días por pesos dólares cuarenta y tres mil ($/u$s 43.000). También se vendió una máquina limpiadora de cereales marca Marchessi a la firma Campo Maipú S. A, por la suma de pesos seis mil doscientos ($ 6.200).
                                                Transcurrido ese lapso y ante la imposibilidad de concretar la compra por juicios e inhibiciones iniciadas a la cooperativa, el Sr. Moretto desiste de comprar los inmuebles.

                                                    Por la falta de actividad comercial, y ante la situación deficitaria de la cooperativa y la imposibilidad de afrontar las liquidaciones de las indemnizaciones del personal existente, se acuerda con Moretto a través de los representantes   legales de la cooperativa, suscribiendo y homologando acuerdo de pagos mensuales ante el Ministerio de Trabajo de Dolores directamente de Moretto a los empleados.

                                               En febrero de 1.995 se vende y escritura a favor de Luis Martin Sansiñena, el predio de los nueve lotes (9) de terrenos de la planta de silos y balanza ubicados en Ruta 2 y calle Tucumán.

                                                                                          En el mes de diciembre de 1.995 se realiza la venta de un chimango de 13 m por la suma de pesos un mil quinientos ($ 1.500) a Luis Martin Sansiñena.

                                               De acuerdo al análisis económico- financiero  del ejercicio finalizado el 30 de septiembre del año 1.996, la cooperativa ha aumentado su endeudamiento en su pasivo exigible, el cual asciende al 254% del activo corriente, por lo que no se encuentra capacitada para absorber sus deudas a corto plazo, no posee pasivos financiero, excepto las indemnizaciones a pagar en cuotas. Esto es porque no contaba con crédito bancario ni comercial, siendo la variable de ajuste del déficit crónico existente el rubro impositivo. Los inmuebles sufren presentaciones de inhibiciones que impiden responder con su enajenación al pasivo.


                                                 Según acta n° 582 del mes de Abril del año 1.997 y con la presencia de solo tres integrantes del Consejo de Administración (Pte: Néstor Varela; Secretario: Julio Franchini y el consejero Carlos Otermín se decide el cierre comercial de la comercialización de granos de la cooperativa motivado por la difícil situación económica y juicios a la cooperativa. (Continúa ...)

          (Pasar al segundo tomo)   
                            

    Leave a Reply

    Un paseo por el Museo Kakel Huincul

    Canal El Amigo

    Pequeños relatos, cuentos y anécdotas que hacen a nuestra historia lugareña,a lo largo de los últimos años.