Historia de la Cooperativa Agrícola Ganadera de Maipú - Por Adrían Mastoy - Tomo II

    Rating

       TOMO II
    Inmueble de Sarmiento y Lavalle, sobre Sarmiento, donde se instaló la Cooperativa. (Foto de Catastro provincial de 191/2)
                                               

                                                Como el capitán que se hunde solo con su barco por respeto y honor a su trayectoria, en caso de un naufragio, un solo accionista, Carlos Alberto Otermín, resistió hasta el final, y trató hasta último momento de reflotar y salvar a la cooperativa; quizás hasta pago con creces por las alteraciones emocionales sufridas durante ese tiempo de lucha; sinsabores, malos momentos e impotente ante las múltiples situaciones adversas y por creer:

                                                Que la cooperativa que prestó servicios desde hace más de 50 años en una población de 7000 habitantes, cuya actividad económica fundamental era la agricultura y a menor escala la ganadería, haya tenido que finalizar un ciclo productivo causado por una crisis y una recesión generalizada de la evolución económica financiera. Una institución fundada en su oportunidad como una necesidad social que cumplió con sus objetivos básicos de asistir a los más carenciados, otorgando créditos de consumo a empleados ferroviarios, municipales, de comercio, docentes, peones de campo, etc.
                                              Que el hecho de haber sido una institución legalmente constituida implicó la sujeción a todas las disposiciones de control vigentes y por consiguiente los gastos fijos de personal, de impuestos de ley y otras erogaciones que debieron ser cubiertas con un margen muy reducido de utilidad y paradójicamente dejándola fuera de competencia con los otros mercados de consumo existentes en ese momento en la ciudad por la reducción del volumen de venta al contado.
                                             Que a pesar de la precariedad del volumen de operaciones se mantuvo un personal de nueve (9) personas, hasta último momento, que representaron igual cantidad de familias que dependieron de esos ingresos para su subsistencia.

                                               Que a pesar de los juicios e intimaciones de pago se logró liquidar, mediante convenios homologados en Ministerio de Trabajo, a todos los empleados y también a todos los proveedores.

                                                   Paralelamente al Convenio firmado en el Ministerio de Trabajo de Dolores, se firmó en Septiembre del año 2.000, un convenio con la Contadora Alicia Sureda y el Dr. Carlos Goldaracena para percibir los importes en concepto de alquiler de los galpones por parte del Sr. Moretto y del local de la esquina por parte de la Sra. María Luisa Pardo de Fernández para pagar las cuotas de los convenios, los proveedores restantes y los impuestos adeudados a AFIP. El Sr. Moretto pagaba un alquiler de pesos un mil ($ 1.000) por mes; la Sra Fernández tenía firmado un contrato por un valor de pesos doscientos ($ 200) por mes; la contadora no podía actualizar el monto del alquiler por no estar autorizada y no los cobraba ya que no tenía mandato de representación de la cooperativa para exigir el pago.
                                            El 30 de Junio del año 2.000 la Cooperativa firma un contrato de alquiler por el término de tres (3) años con la Sra. María Luisa Pardo de Fernández por el inmueble ubicado en la esquina de la calle Sarmiento y Lavalle compuesto de tres (3) salones y baño por la suma de pesos doscientos ($ 200) mensuales.

                                           Por nota fechada el 19 de octubre del año 2.000 el presidente y tesorero de la cooperativa notifican a la Sra. María Luisa Pardo de Fernández que han facultado a la Contadora Alicia Sureda a percibir los importes en concepto de alquiler del contrato suscripto oportunamente en su estudio ubicado en calle Belgrano N° 740 de la ciudad de Maipú.
                                            Que después de los último balances aprobados, del año 2.001 y subsiguientes,  y a pesar de haber seguido publicando Convocatorias a Asambleas en el periódico local “El Diario”, con fecha 25 de Enero de 2.002 y otras, no se logró conformar un Consejo de Administración para continuar conduciendo los destinos de la cooperativa por la falta de presencia de asociados, quienes priorizaban sus actividades particulares y personales.
                                             Las deudas de la cooperativa con AFIP entraron en el año 2.001 en el Decreto 1384/01 en 120 cuotas. Nunca pudo regularizarse una deuda  con Rentas (ahora Arba) de Ingresos Brutos por una inspección antigua que era imposible de pagar y la única solución fue dejar pasar el tiempo. Con Arba por Impuesto Inmobiliario se han pagado algunas cuotas. Con municipalidad y otras deudas se desconoce. En el año 2.009 hasta que la Cdra. Sureda pagaba las cuotas del plan Dto. 1384/01 se había liquidado hasta la cuota 83. No se pudo lograr acceder a otro plan, firmar arreglos, abrir cuentas  bancarias y poseer clave bancaria (CBU); reclamar alquileres; defender en juicio,  etc., por falta de autoridades.

                                             En febrero de 2.009 la Contadora. Sureda le propone al Sr. Moretto que el pague en forma directa la cuotas del Plan Impo y del Previsional desde la cuota 84 a la 120 del Decreto. 1384/01 que la cooperativa había suscripto, como así también impuestos inmobiliarios y municipales. Los dos planes están técnicamente caducos porque los importes de origen y los pagos están fuera de término.

                                                Durante el período 2001- 2004 y 2006- 2008 inclusive, están registrados los pagos y transferencias del Sr. Moretto por un valor de pesos un mil ($ 1.000). No hay registro de pago del año 2005 como tampoco desde el 2009 hasta la fecha. De la locación de la Sra. Pardo de Fernández no hay pagos registrados desde que se firmó el contrato de locación el 30 de Junio del año 2000.

                                               El último balance aprobado y presentado de la cooperativa corresponde al año 2.001, y al no realizar actividades y movimientos en el plazo de diez años (10 años), y no presentar las rendiciones requeridas y ante un censo de cooperativas en el año 2.010, la autoridad de aplicación competente y correspondiente suspende la matrícula para operar en el año 2.011. Están confeccionados, pero nunca se presentaron los balances correspondientes a los años posteriores al 2.001; en ellos figuran las entradas de dinero que recibió la cooperativa en concepto de alquiler y como se imputaron esos montos en pagos de deudas impositivas que tenía la entidad.
                                               Como socio- accionista de la cooperativa y ante la inquietud, conjuntamente con otras dos accionistas, en el año 2.012, comenzamos una ardua, silenciosa y larga investigación de tres años y medio sobre el funcionamiento, estado financiero- económico y patrimonial de la cooperativa; como también averiguar sobre la situación de los dos locatarios, Sra. Pardo de Fernández y Sr. Rodolfo Moretto. Después de muchos viajes a Bs as, al INAES (Instituto Social de Asociativismo y Economía Social); al Registro de la Propiedad y a Participación Ciudadana (ex IPAC) en La Plata; a entrevistas en estudios jurídicos y contables de la ciudad de Mar del Plata logramos recuperar la documentación contable (libros, balances, etc.) necesarios para convocar a asamblea de accionistas y documentación de vital importancia, como estatuto y títulos de la cooperativa.
                                             Una cooperativa es una asociación autónoma de personas que se han unido voluntariamente para satisfacer sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales comunes, mediante una empresa de propiedad conjunta y de control democrático. Con esta definición no cabe duda que el funcionamiento de esta entidad cooperativa puede ser un elemento integrante fundamental del mix organizacional productivo de la localidad y la zona de influencia. Como su nombre lo expresa, en su leyenda “Industrial”, abre un espectro de posibilidades que abarca a muchas áreas de actividades y producción  en distintas ramas muy beneficiosos para los asociados.
                                               Hoy hacemos esto y queremos recuperar y poner en marcha la cooperativa porque como los pioneros de la Rochdale que en el año 1.844 se unieron para luchar contra el capital concentrado y para defender a los productores y trabajadores ante la Revolución Industrial, hoy en día, nosotros nos tenemos que unir y aunar esfuerzos en pos de recuperar y poner en funcionamiento la Cooperativa Agrícola Ganadera e Industrial Ltda. de Maipú, por los pioneros que la fundaron, por los que integraron durante tanto tiempo y condujeron los destinos de la cooperativa, por los herederos, hijos, familiares de esas personas que vivieron y sustentaron su vida gracias a este emprendimiento y por los más de 1.500 asociados que tuvo esta cooperativa y fue un orgullo de Maipú y la zona del sudeste de la provincia de Buenos Aires y por sobre todas las cosas por el futuro de cooperativistas de Maipú y la zona.

                                              Hoy en día, estamos en un momento histórico para la cooperativa, ya que hemos comenzado con su recuperación y no vamos a detenernos hasta lograr levantarla y ponerla en funcionamiento como lo fue en su época de mayor esplendor comercial.

                                                 En el pasado fue, dar un paso atrás, que una resolución haya ido en contra de los derechos de los accionistas, ex trabajadores y productores porque los problemas no fueron jurídicos, sino que fueron de la realidad económica que le tocó sufrir a esta institución en ese momento.
                                                  Detrás del expediente 371/10 de trámite ante el INAES, hay innumerables historias de más de 1.500 personas de Maipú y zona que formaron, y forman parte de la Cooperativa; entonces, detrás de las leyes están las instituciones, detrás de las instituciones están las personas. Tenemos que pensarlo así y no como un instrumento jurídico y discutir sobre el mismo.
                                                    Hemos comenzado un camino de debates y reuniones para ir discutiendo las cuestiones políticas de importancia del sector y como vemos al sector de acá al futuro con la esperanza que en breve lapso de tiempo, tengamos legitimado y en funcionamiento, un Concejo de Administración que será el encargado de conducir los destinos de esta entidad sexagenaria.
                                                    Los productores son las gallinas de los huevos de oro; pero lamentablemente no se los cuida, ni se le brindan posibilidades que con este tipo de políticas son sometidos a través de los exigentes y altos costos impositivos, aduaneros y de exportación.
    El objetivo sería que el productor reciba el precio justo por su producción y que la renta vuelva al sistema productivo para industrializar la producción primaria y agregar valor en origen. Sino, la renta sigue quedando en manos de unos pocos que no respetan los precios.
                                                  Venimos muy bien, pero falta lo más importante, logremos juntos levantar esta cooperativa.
                                                 El último paso depende de nosotros; sigamos transmitiendo confianza. No paremos hasta sentirnos orgullosos de haberlo logrado. Convoquemos a todos los socios. Es muy importante, por lo menos, que sepan, que todos los que vengan tendrán la posibilidad de participar.
                                                Nuestra prioridad es solucionar, con beneficios, los problemas de comercialización de los productores.
                                                Saber que aún falta, nos da la esperanza de que una nueva etapa viene llegando; pero lo más importante, lo que parecía imposible, se hizo posible y se pone fin a una etapa para el comienzo de una mejor. Esto se logra con el poder de la gente. Con ustedes los socios, los verdaderos dueños de la cooperativa.
                                                 Tenemos que transformar la energía en acción, por eso, los convoco a trabajar todos juntos. Necesitamos gente comprometida transmitiendo nuestro mensaje. Transformando la energía en acción, esa acción será la que nos abrirá un abanico de oportunidades en el largo camino a recorrer en el futuro…
                                            

                                                                     Adrián Mastoy
                                                            Maipú, 02 de Octubre de 2.015

                                                 

    Leave a Reply

    Un paseo por el Museo Kakel Huincul

    Canal El Amigo

    Pequeños relatos, cuentos y anécdotas que hacen a nuestra historia lugareña,a lo largo de los últimos años.